Saltar navegación e ir al contenido principal



La eficiencia energética clave para salir de la crisis

La eficiencia energética es un campo a trabajar, impulsado por los gobiernos, de manera primordial y necesaria, y lo es por varias razones y en varios campos.

Después de leer el artículo "España dice no a la eficiencia energética" me pongo a pensar y llego a unas conclusiones que no me gustan, pero que quiero explicar.

  1. Tenemos una dependencia energética extrema de los extractores y productores de gas o petróleo. El artículo habla con un cierto populismo, sin dejar de ser cierto, que dependemos de países nada democráticos, donde los derechos humanos no se respetan y la gente pasa hambre. Realmente no dependemos de estos países, sino de las empresas que explotan sus recursos, siendo éstas la mayor parte de las veces europeas o americanas, con lo que volvemos a llegar a que energéticamente somos un país dominado por los mercados.
  2. El gobierno no aplica planes en vigor en materia de ahorro energético en la industria y en el sector terciarío, con lo que la única reducción energética que hay es la de empresas que cierran. Buenos planes de incentivos pueden dar lugar a empresas con menos costes y más competitivas en el mercado interior y exterior. Las directivas europeas inciden en este hecho.
  3. No hay suficiente publicidad ni programas de conciencia de lo que es la energía, se piensa únicamente en la electricidad lo cual provoca que no se ahorre en otros combustibles.
  4. No se impulsa desde las administraciones la contratación y el desarrollo de Empresas de Servicios Energéticos, que producirían un ahorro a las mismas, trabajo en el sector y reducción de la dependencia energética.
  5. Como no tenemos mercado interior, la investigación, el desarrollo y la innovación en ahorro energético y energías renovables cae en picado, creando una nueva dependencia de los ingenios foráneos.
  6. Un mal pensamiento, tenemos unos dirigentes cortoplacistas, que además no saben mirar ni por ellos ni por los ciudadanos, que son a quien representan y no aplican estas medidas de ahorro y concienciación porque eso significaría una bajada importante de los impuestos, indirectos y muy abultados, a percibir, en un momento con baja actividad económica y falta de recursos. No ven que potenciando el ahorro se crearía puestos de trabajo y crecería el consumo interno y con ello los ingresos para el estado.

Publicado por Isaac Torregrosa Cecilia.